Blogia
Personaje imaginario:SoleVenegas

Rescoldos

Abla : Fiestas Patronales de Primavera´ 2016

Abla : Fiestas Patronales de Primavera´ 2016

Fiestas Patronales de Primavera´ 2016

Y Por Abla…

 Hoy- me dice mi abuela con profunda melancolía -, hoy, Sole, por abril diecinueve, no me despertaré porque no he dormido. Hoy, para envolverme en la madrugá de mi oscuridad, en trinos de amaneceres me he amanecido.

Y son en estas mañanas, Sole, cuando una se pregunta, cómo volver, cuando nunca te has ido…; y, cómo morir, cuando sólo se es alhelí en tierno piar de aroma, herido.

Seguidillas de mi Abla

en este sin tiempo llegan,

en acordes que van dentro

de mis cuerdas quietas. 

 

Seguidillas,

así son, entre requiebros,

ansia y pena,

como rayos de luna

en tormenta.


…persiguiendo sombras

Pero esta tarde, Sole, antes de irnos a la Procesión de la Traída de los Santos Mártires y la Virgen del Buen Suceso subiremos al Mirador de las Llanadas para perseguir sombras y raptarle brillitos de luz para lanzárselos a  ese cielo inclemente  con nuestras añoranzas y con el pesar de tantos olvidados luceros, ojales de puente y viejos senderos.

Y desde allí, absortas, a sentir cómo la sombra va lamiendo nuestras sierras y barranqueras para, poco a poco, ir tragándose huertas, laheros; hartarse de olivares, y arropar nuestras ansias como se me arropan en mí los recuerdos.

 

…Poco a poco, todo se envuelve de sombra y anochece. Pero para mí, Sole, todo en este abril diecinueve es más noche:

Alto, enjuto,

tez tersa cuasi almecina.

por dentro tierno, golondrina.

Palabras, fuego. Mirada, invierno.

Coraje, calor: El bramar sintiendo.

Abulenses, este año, en nuestras Fiestas de Abril, nuestros Mártires sentirán la soledad de tanta ausencia, y será tanto su desconsuelo, que ni de los cobetes su fulgor, ni el retumbar de los barrenos en nuestras sierras, ni los chillidos de nuestras vegas en flor, ni tan siquiera nuestras trémulas ansias  azulatadas engalanás lograrán que en su Día se sientan Fiesta.

Este año, Abulenses, cuando Nuestros Santos Mártires se asomen al pueblo de Abla desde la placilla de su ermita para mirarla, todo huirá cabalgando en silencio de olivos, desesperado.  

 …Anochece, las campanas del cementerio frente a tu enlutada solana lamen tus huertos; y los naranjos, quietos, como hartos de sed, sueñan viajar con su aroma  atada a tu moto peregrina.

                                                                                                                        SoleVenegas

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Por SanPaco y por Abla, un recoveco de ensueño.

Por SanPaco y por Abla, un recoveco   de  ensueño.

.

...

CimbraJareo, por donde  emanan fuegos  dormidos.

CimbraJareo, por  donde  rujen  esos  silencios  de  siempre  que  se  mecen  en los   viejos recuerdos  picoteados  por  gavilanes  y zorzales; mordidos, por  entre  olivos,  por  el parlotear de los abejarucos que  se posan  en   el  almecino que  te sueña.

¿Recuerdas, por SantaRosario?

Recuerdas, por Santa  Rosario, en esos  tantos  Octubres, en esos  sus  primeros  raigales otoñales, por  nuestra  sierra  y  por  entre  majuelos, encinas  y   aires calientes.

Recuerdas donde   te  me  hacías  abrevadero  de  fuego y   embriagados, muy juntos,  nos  huíamos  para  consumirnos   en esa  rojez  de las serbas  que   de siempre  nos  esperaban en CimbraJareo.

...

Pero  Hoy, como  tantos ayeres,  montado  a  la  grupa  de aquellos fieros delirios,  te  regalaré un  collar  de serbas del quieto serbal retocido que  sigue  en su  espera  en la  balsa de  FuentéAgria.

Acabando Absurdos: FuenteAgria

SoleVenegas.

La Movida Abulense (I): Ahormando el Alma.

La Movida Abulense (I): Ahormando el  Alma.

 

Merendica2010, La Bola  de Cristal “La Movida Abulense” (I):

 

 octubre de  1967 : Sin  mi burra, con  mi  maleta.., y  a  la  estación, para  proseguir  las huidas.., la emigración.


1967

Unos se van, otros vienen,

“pa” sujetar en espartos

los sentires renegríos

que por mis sierras se duelen.

 

Ahormando el alma: Mi Primera Comunión.

 

Un día muy especial, 6 de junio de 1976.


En mi recuerdo, una fila ordenada por estatura, y yo, de las primericas, con mi túnica blanca, como todos, y sandalias carmelitas; alma angelical y en mis manos, un ramilletico de présules en flor, pizquitinas de azulón, de cielo goticas.


…Y lágrimas, muchas lágrimas; y llantos, barraqueras de nuestros hermanillos chiquiticos; gente, mucha gente; y abuelas, y  abuelicos, con  sus  negras “bambas” nuevas, en silencio y sentadicos.

…Y Padres, trajeados.

…Y mamas, nerviosicas, con sus churretillos de carmín, con sus trajes de coquetonas puntillicas, barranquillos de coral por donde encandilar con fresca fragancias de  mañana.

… Y el señor Cura, de pie en el altar, con el sacristán y lo monaguillos…; y muchas flores con esa aroma singular de incienso y de iglesia…; y suave olor a levedad, alma que se levanta fresca.

 

La ceremonia pasó muy pronto, y, sin apenas darme cuenta, mi Primera Comunión, un suspiro; soplo que, aun queriendo día tras día arrancar para tirar, nunca tiro.

¡Qué recuerdos!


Recuerdas, Juanjo,   por allí, por detrás, junto a la sacristía, en  aquellas tarde de  catecismo, cómo jugábamos a asustarnos y a preguntarnos por qué sabor tendría la Hostia.

Recuerdas Toñi, cuando nos colgábamos de la  soga intentando que la gran campana de  la  iglesia tañese.

¿Y cuando estábamos casi todos? A escudriñar por los arcones centenarios que tantas cosas escondían: casullas, estolas, sayones, mantos bordados y prendas para nosotros desconocidas  ¡qué sustos más tiernos nos dábamos, sustos con sabor a alegría!
 ¿Os acordáis de ese chocolate tan calentito que nos daban después en el comedor de la escuela? ¡Lo bueno que estaba!
Recuerdo que bajaba tan contenta, con mis sandalias nuevas de comunión, saltando por aquellas escaleras pinas y con las trenzas que me había hecho mi madre en el pelo, largas hasta la cintura brincando conmigo ¡Parece que lo estoy viendo!

 Merienda de estrellas.


“Y para esa tarde, papa, para la borrica, la aguaeras, que el serón de esparto tieso pincha nuestras tiernas piernas  jovenzuelas”


A la hora de la merendica, preparaba mi madre en varias cestas: huevos duros    ” que pa qué", tabletas de chocolate, roscas de pan...., “¡pa tanto niño, pa las abuelas y abuelos, los tites y to los primos!”


“Mi padre aparejó la burra, la llevaba cargá de cestas, jarapas pa sentarnos en el suelo y subíos  tos los que podíamos en  la  burra bonachona, ¡iba la pobretica espatarrá.!


Estrené para esa tarde un vestido de florecitas pequeñas, verdes y celestes muy bonitas y me solté las trenzas del pelo.
Me decía mi madre:
“Ten cuidao no te llenes el vestío y que ningún niño te vaya a dar un empujón, te tire al suelo y se te vaya a romper, que ese es el vestido que te vas a poner to los domingos pa ir a misa y pa la procesión del día del Señor, El corpus”.

 
Mi abuela, por otro lao:
“Si bebéis agua de la cimbra, Cimbra  Merendica, que sea de la punta adentro, y la miráis  bién  mirá antes   de  beberla por si hay alguna sanguijuela”...

 

 


                       ...Esa tarde salté, reí, jugué, disfruté con todos mis amigos comulgaores y sentí la merendica".  

Del Personaje,SoleVenegas 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Abla: Fiestas de Abril´2010

Abla: Fiestas de Abril´2010

Seguidilla de mis fuentes: Fuente Barranquillo.

Seguidilla de mis fuentes: Fuente Barranquillo.

 Y de mi Abla, las fuentes, lo primero, donde beber amaneceres por entre luceros.

...

...

...

 ¡ Pero

    ¡Pero tú, fuentecilla, sólo esperas la noche para recostarte y encenderte en el regazo de tu estrellilla tiritona!

 

Del Personaje,SoleVenegas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres